Vía ferrata del Cid con Carlos y Cristina

El pasado sábado 9 de mayo nos fuimos hasta Petrer para llevar a Carlos y Cristina hasta la ya famosa vía ferrata del Cid, que asciende por la cara norte de la Silla del Cid.

Poco antes de las 16:30 salimos de la Casa del Guardia hacia la entrada de la vía ferrata. El calor aprieta y aun queda al menos media hora de subida a pie, ya que el camino está cerrado al tráfico por una barreta. Suerte que corre una brisa de aire fresco que de vez en cuando agradecemos como agua de mayo. La conversación también hace más amena la “subidita”; Carlos me cuenta que es paracaidista en el ejercito, ¡pero de los que se tiran de bien arriba! Y yo bromeo diciéndole que entonces la altura no será un problema para él esa tarde.

Y por fin llegamos a la entrada de la vía ferrata, y después de un trago de agua, equiparnos y una última pendiente, ¡empieza la acción!

IMG_4626

La primera parte nos sirve de calentamiento, está muy bien equipada, por lo que facilita la explicación de la técnica y las pautas de seguridad a seguir. Después la cosa cambia. Entramos en un tramo de progresión en diagonal donde el número de grapas disminuye bastante y en su lugar encontramos muy buenos cazos en la roca y sólidos troncos de sabinas y enebros; lo cual le transmite a todo aquel que realiza la vía ferrata una sensación cercana a la escalada.

IMG_4627

Superado este tramo nos tomamos un descanso en una terraza en la que existe la posibilidad de abandonar la vía ferrata.

A continuación empezamos el que quizás sea el mejor tramo de la vía ferrata. Empezamos a estar a una altura considerable, lo cual nos descubre unas vistas maravillosas del Valle del  Vinalopó y las montañas cercanas. Las grapas siguen siendo intermitentes hasta el final de la vía ferrata pero excepto un pasito al principio de este tramo se hace todo muy bien. A demás Carlos y Cristina lo están llevando de maravilla, se nota que están en forma, por lo que vamos muy bien de tiempo. También ayuda la sombra de la que disfrutamos a esas horas de la tarde en plena pared, todo hay que decirlo… Je, je, je

IMG_4633

Por fin, o por desgracia en este caso, un haz de luz nos indica que estamos llegando al final de esta divertida aventura. Y tras una última trepadita ponemos pie en tierra firme y conquistamos la cima de la Silla del Cid.

IMG_4637

Una vez arriba, después de desequiparnos y comer algo, empezamos la bajada con la cabeza aun en la pared por la que acabamos de subir. Nos queda un rato de bajada hasta el coche, pero cuando nos queremos dar cuenta ya hemos llegado.

En resumen, pasamos una tarde genial realizando una actividad muy divertida, intensa, y sobre todo, segura.

¡Hasta otra!